Miércoles de Salvación: ¿La felicidad existe?

Sin embargo, todos, sin excepción, se han perdido en sus búsquedas. Cuanto más se revuelven en las búsquedas, más se hunden en la arena movediza de este mundo, al punto de cuestionar la existencia de la felicidad.


Para muchas personas la felicidad es algo muy lejano de su vida, es algo que no existe, por el hecho de que ellas aún creyendo en Dios, dicen no haber experimentado la tan soñada felicidad. En un mensaje de fe publicado en el blog de obispo Macedo, él da la respuesta para aquellas personas que hasta el momento se han cuestionado y también responde dónde se encuentra la tan anhelada felicidad.

¿Ya vio a alguien corriendo tras el viento? ¡Imagínese a una infinidad de cucarachas tontas! Pues bien, así camina la humanidad. Todos, en una búsqueda frenética, han colocado toda su fuerza en la conquista de la felicidad.

Los fuertes atropellando a los débiles para la posesión más rápida. La mayoría pobre, dejándose llevar por el viento de la “suerte”, dice: “¡Quien sabe un día mi vida cambie!” Y va yendo de esperanza en esperanza.

Los enfermos buscan la felicidad en la cura física. Para ellos, la salud es lo más importante. Otros creen que la felicidad está en la realización profesional. Para ellos, el dinero es el alma de la felicidad.

Y para los solitarios y frustrados en el amor, la felicidad está en encontrar a su otra mitad. Por eso, se rinden a las aventuras amorosas como un juego de lotería. De cualquier manera, intentan tener suerte en el amor para ser felices.

Sin embargo, todos, sin excepción, se han perdido en sus búsquedas. Cuanto más se revuelven en las búsquedas, más se hunden en la arena movediza de este mundo, al punto de cuestionar la existencia de la felicidad, como hacen los ateos respecto a la existencia de Dios.
Si existe la felicidad, entonces ¿dónde y cómo alcanzarla?

¿Quién puede responderme? Preguntan los infelices…

Para alcanzar la felicidad, antes es necesario tomar posesión de la vida. Los muertos no tienen derecho a la felicidad. Mientras la persona esté espiritualmente muerta en sus delitos y pecados, ¿cómo alcanzar la felicidad? Imposible.

Primero tiene que resucitar. Y, para eso, tiene que buscar al Autor de la vida.

El Señor Jesús dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá. Juan 11:25

Creer en el sentido de entregarse de cuerpo, alma y espíritu.

A partir de esa entrega incondicional, ella recibe vida. Y entonces, tendrá el derecho a la felicidad tan soñada.

Quien sea suficientemente humilde para someterse y temerle, heredará riquezas, honra y vida. Proverbios 22:4
O sea: será feliz en la Tierra.

El buscar el Espíritu Santo como prioridad es es la gran oportunidad para los, literalmente, infelices. Publicó el obispo Macedo.

La felicidad se encuentra sólo en Dios, pero la entrega de parte suya hacia Él tiene que ser 100%. Si usted quiere tener esa experiencia, le esperamos en este Miércoles a las 7am, 10am, 4pm o 7pm. En el 625 Sur Bonnie Brae, Los Ángeles, Ca. O en la Universal más cercana a usted.

El siguiente testimonio muestra la transformación de la señora Antonia, ella testifica cómo ella pensaba que todo lo que le pasaba era la cruz que ella tenía que cargar, hasta llegar a aceptar su sufrimiento:

Si usted tiene una pregunta o le gustaría una orientación: Contáctenos

Regrese a la página principal: Página Principal

 

ler mais
Notícias relacionadas
Reportar erro

comentários

Reportar erro

Deje que nuestro equipo sabe sobre todo gramatical, error técnico o información encontrada en esta página:

Miércoles de Salvación: ¿La felicidad existe?

[recaptcha]

Nota: el enlace y el título de la página se envían automáticamente.


Noticias Falsas

You know about some fake news on the internet about Universal church of the kingdom of god? Report here and we`ll bring up the truth through myths and truths site

Formulario de queja

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Hora de oficina

Editor Ejecutivo:

Coordinador de contenidos:

Informadores:



E-mail de contacto:

Teléfono:

Direcciones

Cep: